domingo, 14 de abril de 2019

Terapias contra la homofobia de los Obispos

Los obispos españoles están enfermos. Ayer, la Conferencia Episcopal apoyó los cursos del obispo de Alcalá de Henares para curar homosexuales.

Matizaron que no son expertos en medicina. Sino que acompañan a las personas que desean una sanación espiritual. ¡menuda majadería!
Desconocen que lo que hay que curar es la homofobia, que -como todas las fobias- es un trastorno de ansiedad o miedo a algo que, en principio, no supone ningún peligro.


Hay cientos de fobias: a volar (aerofobia); a espacios pequeños (claustrofobia); a espacios abiertos (agorafobia); a la sangre (hematofobia); al dentista (dentofobia); a las arañas (aracnofobia); etc.
Las fobias sociales o trastornos de ansiedad social (tas) surgen ante determinados grupos sociales: extranjeros (xenofobia); pobres (aporafobia), catalanes (catalanofobia), homosexuales (homofobia); transexuales (transfobia); mujeres (misoginia); etc.

También ante determinadas situaciones: hablar en público; ir al instituto; examinarse; que nos observen; que nos juzguen; etc.
Las fobias se superan entrando en contacto -de manera segura, controlada, gradual y repetida- con lo que produce miedo y ansiedad. Cada nuevo contacto hace que la persona se sienta más segura y con menos miedo y ansiedad.
Pues bien, los obispos están enfermos y no lo saben. Tienen el trastorno social de la homofobia y deben ir a cursos terapéuticos para curarse.

Deben relacionarse con personas homosexuales, conocer sus inquietudes y aprender de ellas para superar su trastorno.
En cuanto a la sanación espiritual, lo mejor que pueden hacer es metérsela por el culo.


Durante siglos han juzgado a los homosexuales como pecadores, abrasados por el fuego divino en sodoma y gomorra, o por el fuego de la iglesia que los condenaba a la hoguera.
Luego se subieron al carro de la homosexualidad como enfermedad. Algo negado por la organización mundial de la salud.
Ahora siguen considerando que la homosexualidad no es natural.
Según un libro en el que las serpientes hablan, la gente vuelve de los muertos, un hombre camina sobre las aguas y una virgen tiene un hijo.
Los señores obispos tienen que ir a cursos especiales para curar su homofobia


No hay comentarios:

Publicar un comentario