domingo, 7 de abril de 2019

Bronca en el Parlamento Vasco entre Bildu y Jusapol

La bronca entre Bildu y Jusapol tuvo lugar esta semana en el Parlamento Vasco, durante el debate de la Ley de víctimas de abusos cometidos por las fuerzas policiales.
Según EH BILDU, los representantes de las Asociaciones de la Policía Nacional y de la Guardia Civil de la Tribuna de Invitados, les han llamado miserables y han hecho gestos despectivos a Julen Arzuaga, parlamentario de EH BILDU, que estaba hablando en la tribuna.


Éste ha reaccionado diciendo:
“Mi desprecio más rotundo, más absoluto para las organizaciones corporativas de cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado que están haciendo un lobby infecto, asqueroso, para que no se reconozca a las víctimas que ellos mismos han generado.
A organizaciones que están buscando total impunidad, total encubrimiento para el terrorismo y las gravísimas vulneraciones de derechos humanos que ellos mismoS han perpetrado.
Para mi, ustedes, son los nazis que protestan porque hubo un juicio en Nüremberg. Para mí, ustedes, son los genocidas que protestan porque hay una Corte Internacional de Justicia. Para mí, ustedes, son los franquistas que luchan para que no haya un reconocimiento de sus vulneraciones de Derechos Humanos.
Esto es indignante. Esto es inaceptable. Hau nazkagarria da = Esto es asqueroso. Esto es asqueroso. Esto es asqueroso. Esto es asqueroso”.

Al oír estas palabras, el PP ha abandonado el hemiciclo en señal de protesta. Minutos después ha regresado.

La Ley ha sido aprobada con los votos del PNV y del PSE. Se han abstenido, en la mayoría de los artículos, EH Bildu y Elkarrekin Podemos. El PP ha votado en contra.
El objetivo de la Ley es resarcir asistencialmente a las víctimas de los abusos policiales cometidos en Euskadi entre 1978 y 1999.
Es un paso adelante, pero insuficiente. Reconoce a las víctimas, pero deja impunes a los torturadores. La ley especifica que no invade competencias del poder judicial y que su objetivo no es buscar responsabilidades por los abusos.
Los autores de los más de 4.000 casos de torturas documentadas seguirán gozando de total inmunidad. Víctimas y verdugos podrán encontrarse en la calle, como si nada hubiera pasado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario