lunes, 7 de octubre de 2019

¿Qué es la desobediencia civil?

La desobediencia civil consiste en desobedecer leyes injustas.

En la desobediencia civil prima la legitimidad, en lugar de la legalidad.



El 1 de octubre de 2017, Cataluña vivió el mayor acto de desobediencia civil habido en Europa.

Dos millones doscientas mil personas votaron si Cataluña debía ser una república independiente.
El Tribunal Constitucional prohibió la consulta.
Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, líderes de la Asamblea Nacional Catalana y de Omnium Cultural, fueron encarcelados.
Miles de policías actuaron brutalmente.

La autonomía de Cataluña fue suspendida.
Su parlamento, clausurado.
Su gobierno, destituido.
Algunos de sus miembros se exiliaron.
Otros fueron encarcelados y acusados de rebelión, sedición y malversación, en un juicio farsa.

El 30 de setiembre de 1019, hace unos días, 500 guardias civiles detuvieron a 9 personas.
Les acusaron de terrorismo, a pesar de no tener ningún material explosivo. Sólo posibles percutores, para posibles actos terroristas.
Ante la inminencia de la sentencia del "Procès" y el período preelectoral de las elecciones generales del próximo 10 de noviembre, intentan identificar el independentismo catalán con terrorismo.

Ante todo esto, en Cataluña se plantea la desobediencia civil, activa y pasiva.
La desobediencia civil activa consiste en hacer algo que va contra la ley:
Huelgas salvajes; ocupaciones; sentadas; huelgas de hambre en lugares emblemáticos; bloqueo de vías de tráfico; caceroladas; escraches, a personas, organizaciones o partidos que se niegan a cambiar leyes.

La desobediencia civil pasiva consiste en negarse a hacer algo que la ley dice que hay que hacer:
Por ejemplo: no disolver una manifestación o una ocupación, arrojándose al suelo y entrelazando los brazos colectivamente, de modo que la policía no pueda disolverla sin violencia.

El éxito de la desobediencia civil requiere un grupo de activistas dispuesto a asumir todas las represalias: prisión, exilio, multas, torturas, etc.
También requiere el apoyo mayoritario de la población. Algo que los medios de comunicación intentan evitar, presentando una imagen violenta, caótica y destructiva de la desobediencia civil.
Actualmente tenemos derechos porque muchas personas incumplieron la ley luchando por ellos.

Las mayores injusticias, en cambio, las realizaron personas obedientes que sólo cumplían órdenes: militares, torturadores, policías, jueces, funcionarios, etc.
¡Viva la desobediencia civil!


1 comentario: