domingo, 2 de junio de 2019

Seca cínicamente las lágrimas del toro que está torturando

El viernes 10 de mayo, en la Maestranza de Sevilla, Morante de la Puebla sacó un pañuelo del bolsillo y secó las lágrimas al toro que, moribundo y lleno de banderillas, lloraba de dolor. Antes le había estado torturando media hora. Luego lo mató.
El gesto de Morante, el torero de VOX, fue vomitivo, bárbaro, hipócrita y de un sadismo enfermizo que roza la psicopatía. 

Morante de la Puebla secando las lágrimas del pobre toro


Los toros, igual que nosotros, sangran, lloran y sudan. De dolor y de miedo.
  • De dolor, cuando su piel, sus nervios, sus músculos, sus huesos y sus órganos son desgarrados, cortados, quebrados y atravesados en el ruedo.
  • De miedo, encerrados sin poder escapar.

Silvia Parquero, candidata del PACMA a las elecciones europeas, tuiteó: “sólo una mente retorcida y perversa es capaz de torturar a un animal hasta que la sangre le chorrea por las patas y limpiar con un pañuelito la brizna de su cara”.

Y Gerardo Tecé: “se podrían clavar cuchillos ellos mismos, si les parece artístico. Yo lo respetaría. Pero que dejen en paz a los pobres animales. Encima de torturarlo, hace el numerito del pañuelo. Eres un psicópata, Morante”.


En la plaza, sin embargo, muchos aficionados aplaudieron el gesto del pañuelo como “señal de caballerosidad, honradez y respeto por el animal”. Les recordó a Joselito el Gallo: «si Morante hace el galleo del bú, es que estamos en el cielo» escribió Ignacio Sánchez Mejías.
La tauromaquia es un cáncer de la sociedad que tiene los días contados. En plena feria taurina de san Isidro, los registros de cultura han certificado que las corridas de toros han bajado en una década de 810 a 369 (un 54% menos).

También se han desplomado los festejos en las plazas: El rejoneo. Las novilladas. Los festivales. Las becerradas.  De 3.295 a 1.521 (menos de la mitad).
Igual ha sucedido, aunque menos, con los festejos populares: Encierros. Toros al carrer. Toros ensogados. Toros embolados con los cuernos en llamas. Encierros en el campo. Toros al mar, etc.
Algunos de estos festejos tienen nombre propio: Toro del Júbilo en Medinaceli (Soria). Enmaromado de Benavente (Zamora). Toro de Coria (Cáceres), muerto a balazos. O el prohibido Toro de la Vega de Tordesillas (valladolid).
Esta tortura animal debe desaparecer.
Felipe VI con los toreros a los que se les dio la Medalla de las Bellas Artes


2 comentarios:

  1. La tauromaquia es un cáncer de la sociedad que tiene los días contados. En plena feria taurina de san Isidro, los registros de cultura han certificado que las corridas de toros han bajado en una década de 810 a 369 (un 54% menos).
    Read more at gel bôi trơn top
    Read more at am dao gia
    Read more at do choi nguoi lon gia re

    ResponderEliminar