jueves, 1 de noviembre de 2018

Bailaré sobre tu tumba - Siniestro Total


El artista gallego Enrique Tenreiro pintó ayer miércoles, 31 de octubre, una paloma de la paz y la frase 'Por la libertad' en la lápida de la tumba de Francisco Franco en el Valle de los Caídos.

Según ha informado Patrimonio Nacional a Europa Press, los hechos se produjeron a las 10.50 horas y Enrique Tenreiro "había introducido la pintura en la Basílica en un recipiente de plástico, que no puede detectarse por los sistemas de seguridad existentes".
Enrique Tenreiro y su pintada en la lápida de Franco
Esta acción del artista ha tenido distintos defensores y detractores.
Algunos, como es mi caso nos identificamos con la acción y con el contenido de la canción de Siniestro Total, “Bailaré sobre tu tumba”.
Te mataré con mis zapatos de claqué
Te axfisiaré con mi malla de ballet
Te ahorcaré con mi smoking
Why morirás mientras se ríe el disc-jokey
Why bailaré sobre tu tumba
Why bailaré sobre tu tumba
Te degollaré con un disco afilado
De los Rolling Stones o de los Shadows
Te tragarás la colección de cassettes
De las Shangri-las o las Ronettes
Why bailaré sobre tu tumba
Why bailaré sobre tu tumba
Te clavaré mi guitarra
Te aplastaré con mi piano
Te desollaré con mis platillos
Te trepanaré con mi órgano Hammond
Why bailaré sobre tu tumba
Why bailaré sobre tu tumba
Why bailaré sobre tu tumba
Why bailaré sobre tu tumba


Otros, como Pablo Iglesias, defienden que “no hay que profanarlo, hay que sacarlo de ahí con respeto”.



Habrá que procurar pues desenganchar la losa que cubre sus huesos de mierda con sumo cuidado y delicadeza. Procurando que no se raye, para que sus actuales seguidores no se molesten. Luego, habrá que preguntar: “¿Franco, fascista, sigues ahí? ¿No te has movido? ¿Tienes inconveniente en que te saquemos? Lo haremos con suma delicadeza y respeto”.
Con el mismo respeto que él tuvo como responsable del asesinato de centenares de miles de personas, del exilio de decenas de miles de personas, de la tortura de miles y miles de personas, de la supresión de la libertad de millones y millones de personas durante los cuarenta años que ejerció su oprobiosa dictadura. ¡Pues no!
EN 1945, Hitler se suicidó de un disparo en la cabeza y su esposa Eva Braun con cianuro. Sus asistentes envolvieron sus cuerpos en una alfombra y los metieron en un agujero de obús. Otto Günsche los roció con unos 200 litros de gasolina sacados de los automóviles. Como el fuerte viento impedía acercar una cerilla, Bormann prendió una antorcha y se la pasó a Erich Kempka, que encendió los cadáveres en presencia de Goebbels y de otros dignatarios nazis.
EN 1945, Musolini fue fusilado y su cadáver y el de otros jerarcas fascistas fueron colgados en el techo de una gasolinera en la Plaza de Loreto, siendo sometidos a todo tipo de ultrajes.
Y ahora en 2018, 73 años después, todavía se discute en Las Españas cómo se saca y donde coño se llevan sus huesos de mierda para evitar las peregrinaciones de sus aventajados alumnos del tripartito formado por VOX, el Partido Podrido y Ciudagramos. 

Y Pablo Iglesias nos habla de respeto. ¡Pablo, por favor! ¿Te la coges con papel de fumar o qué?

No hay comentarios:

Publicar un comentario