domingo, 12 de agosto de 2018

Campos de concentración españoles para refugiados

Los refugiados e inmigrantes que lleguen a las Españas, en lugar de estar encerrados como hasta hace poco en Pabellones Deportivos, estarán encerrados en Campos de Refugiados, auténticos Campos de Concentración.
El primero de ellos es el campo de Crinavis, en Algeciras, al que irán todas  las personas que lleguen de Marruecos y Argelia, así como las  que provengan de rescates en el Mediterráneo.  

Campo de refugiados de Crinavis en Algeciras
El campo de Crinavis, en Algeciras, al que irán las personas que lleguen de Marruecos,  Argelia y las rescatadas en el Mediterráneo por las ONG, tiene capacidad para 600 personas, está lleno de tiendas de campaña y no tiene ninguna sombra para resguardarse. 

Es el primer “Centro de Desembarco Cerrado” de los que hablaron Pedro Sánchez y el presidente francés, Emmanuel Macron. Su función es gestionar el registro de llegada y el posterior reparto a los países de la Unión Europea.
Al Campo de Crinavis fueron trasladados el pasado viernes las primeras 442 personas. Las palabras que más se oyen en la zona son “caos”, “falta de previsión” y “falta de recursos”. La situación se agravará todavía más con los inmigrantes de las localidades cercanas: mujeres con hijos, adolescentes sin familia y personas adultas que empiezan una nueva vida en cautividad.

Para Andrés de la Peña, de la Asociación pro derechos humanos de Andalucía (APDHA), “Todo son parches. Es una improvisación absoluta”. Pepe Villahoz, de la Asociación Algeciras Acoge denuncia que “las condiciones en las que está esta gente son inhumanas”; “lo peor de todo es que ni siquiera saben qué va a pasar con ellos”. “Nunca se han establecido protocolos ni destinado recursos para ponerle solución”. “En noviembre se cumplen 30 años desde que apareció el primer cadáver de un inmigrante en la costa de Tarifa. ¿No ha habido tiempo desde entonces para buscar una solución al problema?”.
El miércoles la Comisión Europea asignó a España 55 millones de euros. La mitad de ese dinero irá a marruecos para que blinde sus fronteras e impida salir a los inmigrantes. Se sigue la política de los 3.000 millones dados a Turquía y los no menos de 200 dados a Libia. Simultáneamente, el Gobierno de Pedro Sánchez creará un mando policial único para la frontera con Marruecos y el Estrecho con el objetivo de " impedir la salida de embarcaciones de inmigrantes de los países de origen y evitar las llegadas inadvertidas”.
Después de la operación de imagen de Pedro Sánchez con el Acuarius, la línea dura contra la inmigración se sigue manteniendo sin fisuras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario