viernes, 23 de marzo de 2018

El Obispo de San Sebastián no entiende de pajas


Hay muchos tipos de pajas, señor obispo. No le negaré que algunas pajas pueden ser agresivas, como las sado-masoquistas. Pero hay muchos tipos de pajas que no constituyen ningún tipo de “agresión al propio cuerpo”.  
Sobre ese tema puede pedir asesoramiento de expertos pajilleros y pajilleras, con probada práctica y experiencia, que ya hace tiempo que tienen el tema por la mano. Seguro que, con lo inteligente que es usted, le bastarán unas cuantas lecciones para reciclarse y ponerse al día en lo que a pajas se refiere.
También puede autogestionar usted mismo sus aprendizaje pajeril, bajándose los videos porno de Internet que mejor respondan a sus preferencias sexuales. Desde la Wi-Fi de su palacio episcopal de San Sebastián, ese palacio que pagamos todos cuantos vivimos en las Españas.
El Obispo Munilla necesita reciclarse en cuanto a pajas

Por si usted no lo sabe, la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera la masturbación una práctica natural y normal para el pleno desarrollo de la sexualidad humana.
En su programa guía “Estándares de Educación Sexual en Europa”, la OMS prescribe "el aprendizaje del goce y el placer cuando tocamos nuestro propio cuerpo”. Aun más, describe la masturbación de la primera infáncia, de los 0 a los 4 años, como "la edad idónea para el descubrimiento del propio cuerpo y de los genitales". O sea que, todo lo que venga después, con adolescentes cascándosela como monos, no es más que la continuación de algo que ya empezó en los primeros años de vida. También dice la OMS, que de los 9 a los 15 años es una edad clave para enseñarles "que la religión cristiana es un obstáculo para el placer y el goce de sus propios cuerpos"
La Biblia predica el amor, el Kamasutra te dice cómo


Imagino que usted me repetirà que la masturbacion (o el Onanismo) es una práctica prohibida en el Antiguo Testamento del pueblo judío, que aceptaron después los cristianos. Por cierto, el pobre Onán de la Biblia no se pajeaba, sino que sacaba la polla antes de correrse. Practicaba un “Coitus Interruptus”, que no era bien visto a los ojos de Dios porque impedía tener hijos, especialmente varones, que luego fuesen guerreros que defendiesen al pueblo elegido por Dios de las malsanas influencias de los pueblos vecinos.
La verdad, ustedes se han pasado siglos y siglos difundiendo la represión sexual y culpabilizando a la gente. Pero ya se les ha acabado el cuento. Ahora nadie les hace ya ni puto caso.
Kit antimasturbación para mayores de 5 años
Bueno, señor obispo, si no quiere documentarse siga usted con su tontería. Seguro que si se hubiese empezado a pajear de pequeño (de los 0 a los 4 años como dice la OMS), no opinaría lo mismo. Puede que incluso no se hubiese hecho cura y puede que ahora no sería obispo. Si usted no quiere pajearse, no se pajee, señor obispo. Pero no se meta en nuestras pajas. Déjenos pajearnos en paz, como nos dé la gana.
Muy atentamente, un pajero.




2 comentarios:

  1. Y entonces, por esa regla de tres, follar será una agresión al cuerpo ajeno...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Para ellos la sexualidad no es más que una agresión. Por eso defienden el celibato o agreden a menores, según el caso

      Eliminar