domingo, 23 de diciembre de 2018

Aprobados 12.700 millones en armamento


Es un insulto destinar 12.700 millones de euros a gastos militares, cuando las necesidades humanas básicas no están cubiertas por una parte importante de la población.

Esta cantidad es la que el Gobierno Socialista ha destinado en los últimos cinco meses, el mayor gasto militar aprobado en un solo año en España desde 1997. Un gasto que se irá abonando periódicamente, convirtiéndose en una pesada losa que, en el caso de los satélites militares, se acabará de pagar en el 2037.
La industria de la guerra enriquece a los que ya son ricos

Este viernes, 13 de diciembre, el Consejo de Ministros ha aprobado 7.331 millones para la construcción de 5 fragatas F-110 para la Armada, la adquisición de 348 vehículos blindados de combate vcr 8x8 Dragón para el Ejército de Tierra y la modernización de los cazabombarderos Eurofighter para el Ejército del Aire. 

Esta inversión se une a los más de 5.000 millones aprobados en los últimos meses en helicópteros, satélites y submarinos, en ocasiones sin anunciarlo.
Alfombra roja para masacrar a las poblaciones desfavorecidas
En julio, el Gobierno Socialista aprobó 1.397 millones para renovar los satélites de comunicaciones militares en 15 pagos hasta 2.037 a Hisdesat. Luego elevó en 1.706 millones el gasto del submarino S-80, ese que no flotaba y que luego no cabía en el muelle. También destinó 819 millones para modernizar los helicópteros Chinook y 1.381 millones para adquirir 23 helicópteros NH-90.
Todas estas partidas, junto con otros contratos menores, dan la cifra total de 12.700 millones de euros. La ministra de defensa Margarita Robles ha tenido el cinismo de decir que estas partidas militares son también gasto social, porque crean puestos de trabajo.

Cuestión de prioridades: gasto social o gasto militar
La prioridad debe ser fortalecer las políticas sociales y el bienestar de la gente, profundamente afectada por los grandes recortes que han aumentado la desigualdad y han sumido en la miseria a una parte importante de la población.
Hay que priorizar el gasto social, que va destinado a toda la población y reducir el gasto militar, que sólo va destinado a enriquecer a los amiguetes y a las grandes corporaciones armamentísticas.  
Tengamos la fiesta en paz






No hay comentarios:

Publicar un comentario