martes, 17 de julio de 2018

Una Francia intercultural gana la copa del mundo de fútbol


Francia ha ganado el Mundial de fútbol con sólo 6 jugadores hijos de franceses. Personas de culturas distintas han alcanzado el éxito colaborando juntas. Este es el modelo seguir y no el de la ultraderecha europea.
Algunos de los miembros de la selección francesa de fútbol



Los Estados han surgido de conquistas militares para robar las riquezas de otros territorios. Durante más de cinco siglos, Occidente ha remodelado fronteras, ha conquistado territorios, los ha saqueado y ha destruido sus idiomas, regímenes políticos, creencias, sentimientos, normas, leyes, costumbres, formas de vida. Los ha colonizado y les ha impuesto una religión, una lengua, una economía, una política, unas leyes, una cultura. A su vez, las fronteras controlan a quienes viven dentro (leyes, educación, formas de amar, de trabajar, de divertirse) y a quienes viven fuera, admitiéndolos o rechazándolos. Las fronteras sólo existen para los extranjeros pobres, para los extranjeros ricos no hay fronteras.
A diferencia de los Estados, las naciones son inventos de personas que afirman pertenecer a un grupo con rasgos comunes diferenciados: una historia, una cultura, unas tradiciones, un idioma, etc. Esto les diferencia de las demás naciones. Algunos, como Podemos, defienden un Estado plurinacional, con distintas naciones en un mismo Estado.
Los Estados, las fronteras, las naciones y las plurinacionalidades dividen a las personas y deben desaparecer. En el mundo actual conviven multitud de culturas. En Barcelona, por ejemplo, hay personas de más de 177 nacionalidades distintas. En 2016, el 51 por 100 de los barceloneses había nacido fuera de Barcelona. De ellos, el 24,6 fuera de España, el 16,9 por 100 en el resto de España y el 7,4 por 100 en el resto de Cataluña.
Todos los seres humanos hemos de tener idénticos derechos por el simple hecho de ser humanos. Todos hemos de ser ciudadanos del mundo. Para conseguirlo, hemos de derribar Estados y fronteras, y sustituir el sentimiento de nación por la convivencia intercultural. Éste es el único modo de hacer frente al racismo, la xenofobia, la segregación y la integración paternalista.



No hay comentarios:

Publicar un comentario